Signos y síntomas de influenza

    Los síntomas por lo general inician de manera súbita (de golpe), no como los vistos en un resfriado común, en donde se van presentando en forma gradual durante varios días. Estos son:

  • Fiebre
  • Tos
  • Dolor de cabeza y garganta
  • Malestar general (irritabilidad en niños)
  • Escurrimiento nasal
  • Diarrea (niños) y dolor de espalda (adultos)



Modo de transmisión

    Se transmite de persona a persona por las gotas que se producen al toser, estornudar o hablar, cuando nos caen en boca, nariz u ojos. Incluso puede transmitirse cuando una persona toca una superficie u objeto contaminado con el virus de la influenza, y luego se toca ojos, nariz o boca. Los sitios donde conviven íntimamente muchas personas (escuelas, cines, reclusorios, aviones con vuelos largos, etc), se consideran sitios de alta transmisión de la enfermedad.


Período de contagio

    La mayoría de las personas son contagiosas un día antes de que manifiesten síntomas. En adultos esto puede prolongarse hasta 5 a 7 días después del inicio de síntomas, y en niños puede ser hasta dos semanas despúes.


Proteja a su hijo

    La mejor forma de prevenir la influenza es por medio de vacunación con su pediatra.  Cada año se reformula la vacuna de influenza dependiendo de los virus que estén circulando en el mundo y son más probables de dar enfermedad. Ésta, debe realizarse en septiembre u octubre, dado que el gran número de casos de influenza se dan en diciembre y enero. Dando tiempo para el desarrollo de anticuerpos (defensas) para prevenir la enfermedad. La vacunación se recomienda para todos los mayores de 6 meses, con refuerzos anuales, dado que hay mutaciones (cambios) en los virus que hacen que la vacunación previa no nos sea útil. 

    Adicionalmente puede prevenir influenza:

  1. Al evitar el contacto directo con personas enfermas.
  2. Guardando reposo en casa cuando esté enfermo, para evitar contagiar a otras personas.
  3. Cubriéndose la boca y nariz al toser o estornudar.
  4. Lavándose las manos frecuentemente, o utilizando desinfectante (alcohol gel).
  5. Limpiar y desinfectar la superficies de contacto más comúnes en casa, escuela o trabajo.
  6. Tomar muchos líquidos y alimentarse adecuadamente. 


Mitos de la vacunación

    Existe el mito de que al vacunar hay riesgo de autismo, basados en una publicación que encontró dicha asociación con la vacuna de sarampión, rubeola y paperas, no con la de influenza. Al intentar reproducir los hallazgos de este estudio, encontraron de que no existía dicha asociación,-además de que lo publicado por ese autor, fue hecho inventando datos.

    También se cree que si me vacuno, sufro de un cuadro de influenza. Esto es prácticamente imposible, dado que la vacuna esta hecha con partes del virus, no con virus vivos atenuados. Los principales síntomas son locales en el sitio de aplicación. Mientras más tardíamente me aplico la vacuna (diciembre, enero), existe mayor riesgo de que la aplicación puede coincidir con un caso de influenza  o resfriado común, dado que hay mayor número de éstos casos en esas fechas.


¿Qué debo hacer si mi hijo tiene influenza?

    Lo principal es acudir con su pediatra para valoración de la gravedad de la enfermedad, dado que los niños son más propensos que los adulttos para desarrollar  enfemredad grave. No debe de automedicar a su hijo, si bien la mayoría de los casos de influenza no requieren de antibióticos ni antivirales, la valoración por un pediatra es necesaria.

¿Puede mi hijo ir a la escuela o guardería si está enfermo?

    No. Debe de acudir con su pediatra para valoración , tomar muchos líquidos y guardar reposo, para evitar contagiar a otros niños. Podrá acudir a la escuela por lo menos 24 horas después de resolverse la fiebre y principales síntomas (tos, escurrimiento nasal, malestar general, etc).



Influenza estacional


    La influenza es una enfermedad respiratoria altamente contagiosa ocasionada principalmente por el virus de influenza A o B, pudiendo ocasionar enfermedad leve a grave. Existen grupos de riesgo como son los niños, adultos mayores, embarazadas y quienes padecen ciertas enfermedades (asma, diabetes, enfermedades neurológicas y del corazón).


 Pediátrica​                                   Tel. (664) 634 1435 y (664) 634 2058